Información para Pacientes

Evalúe Ud. su pie

Recomendaciones

Quítese el calzado y siga estos pasos para realizar usted mismo una evaluación general de sus pies.

Examine su piel, verifique si tiene callos, ampollas o áreas de irritación. Ahora compare sus pies con sus zapatos. ¿Tienen la misma forma o apariencia que sus pies o existen zonas de compresión de las cuales puedan derivar los callos, ampollas o irritación? Ahora examine por dentro de su zapato y observe si hay allí costuras, tachuelas o lugares rugosos que se correspondan con las áreas irritadas, callos o ampollas en su pie.

Mire el color de sus dedos. ¿Tienen un color rosado, rojo, azul ó púrpura?. Presione el extremo de la uña del dedo gordo hasta que el color desaparezca. Ahora deje de presionar el dedo y permita que la sangre regrese a su dedo. El retorno de la sangre a un color normal tomaría unos segundos en una persona con circulación normal.

Intente tomar con los dedos una bolita o una toalla. Abra y cierre sus dedos. Para evaluar la flexibilidad de sus tobillos, párese en el borde de un escalón y deje caer su talón por debajo del nivel de la escalera. Si esto causase dolor, pare. Si su talón queda debajo del nivel de la escalera sin causar tensión o molestia en el músculo de su pierna, esto es óptimo. Si existiese alguna tensión, esto se puede mejorar con ejercicios de flexibilidad.

Tome un lápiz con goma de borrar en el extremo y suavemente recorra ambos lados y la planta de sus pies. La sensibilidad debería ser la misma en todos los cuadrantes.

No debería haber dolor en un pie normal.