Información para Pacientes

Fascitis Plantar

Cómo reconocerla

Lea estas guías para pacientes y si reconoce los síntomas, consulte un especialista.

Si cuando al levantarse, generalmente a la mañana, los primeros pasos al bajar de la cama le causan un dolor agudo en el talón y/o planta de su pie, existe la posibilidad de que usted presente una Fascitis Plantar.

Esta es una patología que afecta el talón y la planta del pie y consiste en la inflamación de una banda fibrosa que se origina en el talón, especialmente en su cara interna, y como si fuera un abanico, se extiende hasta la base de los dedos.

Las personas más propensas a padecer este cuadro, son: en su mayoría mujeres, personas con sobrepeso, y las que en su trabajo requieran caminar mucho o permanecer parados sobre una superficie dura durante un tiempo prolongado. También es frecuente en personas que caminan o corren para hacer ejercicio, especialmente si tienen una retracción o acortamiento de los grupos musculares del miembro inferior. La gente con pie cavo (arco aumentado) también tiene tendencia a padecer esta patología.

Esta enfermedad comienza en forma gradual con un dolor no muy fuerte en la planta del pie, habitualmente en el lado interno del talón.

Este dolor puede presentarse después de realizar algún ejercicio físico, generalmente, no mientras se realiza el mismo.

El dolor aparece después de un período de reposo, por ejemplo luego del almuerzo. Si la Fascitis Plantar no se trata, puede convertirse en una dolencia crónica, y llevarlo a perder su ritmo habitual de actividad como así también desarrollar sintomatología asociada más compleja, como problemas en el pie, rodilla, cadera y región lumbar, debido al cambio en el patrón normal de la marcha.

La disminución de la actividad o reposo es el principal tratamiento para la Fascitis Plantar, fundamentalmente por la disminución de la carga del peso en el pie. Recuerde que en cada paso, ud. carga 1,5 veces su peso corporal.

También es aconsejable aplicar hielo sobre la superficie afectada durante 15 minutos tres o cuatro veces al día para aliviar los síntomas.

En algunos casos su médico especialista, puede prescribir alguna medicación anti-inflamatoria.Una serie de ejercicios domiciliarios para estirar el Tendón de Aquiles y la fascia plantar, son el tratamiento principal para ésta patología, y de esta manera reducir la posibilidad de que ésta dolencia sea recurrente o se instale en forma crónica.

En uno de los ejercicios debe pararse contra una pared con una rodilla estirada y la otra flexionada. En ambos casos la planta del pie debe estar apoyada en su totalidad sobre el piso. La pierna que trabaja es la de atrás. Acérquese a la pared con su tronco, sin levantar el talón, como si empujara la pared. Mantenerse en esta posición durante 10 segundos, relajarse y elongar.
REPETIR ESTE EJERCICIO 15 VECES POR CADA PIERNA.

fascitis plantar

En el segundo ejercicio, debe inclinarse hacia delante en una mesa, con los pies lejos de la misma, pero uno delante del otro. Flexione sus rodillas y agáchese hacia bajo manteniendo la planta de los pies sobre el piso tanto tiempo como sea posible. Sus talones y arcos del pie se estirarán. Mantenerse en esta posición durante 10 segundos, luego relajarse y elongar.
REPETIR ESTE EJERCICIO 15 VECES POR CADA PIERNA.

fascitis plantar

Párese en el último escalón de una escalera y deslice sus pies hasta que el talón y el arco queden sin apoyo. Luego deje caer el peso de su cuerpo lenta y gradualmente. Mantenga la elongación de la pierna, Aquiles y arco del pie, el mismo tiempo que en el ejercicio anterior y REPÍTALO 10 VECES

fascitis plantar